skip to Main Content

Agricultura familiar

Por Andrea Romero

Cuando consumimos productos directo de la agricultura familiar, sin agroquímicos, a precios accesibles para la población, no solo participamos del círculo virtuoso que implica el consumo responsable sino que estamos aportando a fortalecer un derecho de los pueblos, que es la soberanía alimentaria. La feria Periurbana de la UNAJ desde hace 4 años trabaja en este sentido con productores locales de la agricultura familiar periurbana de Florencio Varela y Berazategui, y en cooperación con entidades locales que acercan estos productos a vecinos y vecinas.

Vivimos momentos de crisis mundial. Una y otra vez, los eventos nos obligan a poner el foco en el funcionamiento de un sistema económico y financiero que privilegia el beneficio económico por sobre las personas. Los alimentos son, en este contexto, un bien “sensible” que escasea en muchos lugares y que, en otros, se tornan inaccesibles a causa de esta misma lógica.

La Periurbana es una feria que ya lleva 4 años funcionando en la UNAJ. Ofrece productos de la agricultura familiar periurbana de Florencio Varela y Berazategui a la comunidad universitaria los segundos y cuartos viernes de cada mes.

 

La Periurbana: Alimentación sana, educación y derechos

 

Gustavo Tito es docente y uno de los referentes en la UNAJ de la feria. Él cuenta cómo esta propuesta aporta en varios sentidos: “Es un circuito de comercialización, es una manera de generar empleo, de poner en valor los productos de la agricultura familiar pero también es un ámbito educativo. Hacemos el aula campo, los trabajos de intensificación final de los estudiantes y de investigación. Muchos proyectos de investigación se hacen junto con los productores y los estudiantes”.

Durante la pandemia, la Periurbana comenzó a tejer nuevos lazos con entidades locales para poder sostener este circuito de comercialización. De este modo, y “con mucha militancia de los estudiantes de la UNAJ” se establecieron nodos en distintos barrios del AMBA sur y de Ciudad de Buenos Aires. “Hoy la Periurbana tiene nodos en la Sociedad de Fomento Unión El Pato y en la Sala de Primeros Auxilios Hudson, en el barrio homónimo de Florencio Varela, donde las doctoras incentivan a los vecinos del barrio a consumir vegetales agroecológicos”, comenta Tito.

El próximo 8 de abril vuelven los productores al predio de la UNAJ. “Es muy importante la presencia de la Periurbana en la Universidad como un actor más, porque incluso los productores que están en los puestos ya se ha anotado en distintas materias en la universidad. Aspiramos a que la feria siga estando, que compren en la Periurbana porque son alimentos sanos y baratos; es mercado de cercanía, es soberanía alimentaria, es educación pública y abierta a la comunidad”.

 

La Periurbana: Alimentación sana, educación y derechos

Experiencias en los Nodos

La vinculación con el territorio, con la comunidad que integra la UNAJ es uno de los pivotes centrales que nos invita pensar el rol social de la universidad y la educación superior en la región. Trabajar colectivamente con las organizaciones sociales a través de propuestas sinérgicas abren posibilidades para todos los actores intervinientes.

En el caso del nodo Villa Hudson, la población tiene un porcentaje elevado de familias con necesidades básicas insatisfechas, de desocupación y trabajadores y trabajadoras precarizadas (temporarios, cooperativistas, trabajadores chatarreros, vendedores ambulantes). El índice de desocupación real es del 32% y el índice de utilización del centro de salud es del 80% de la población.

En ese marco, la Periurbana organizó un nodo en el barrio junto al Centro de Salud, que realizó un análisis de situación de salud, y reconoció que a partir de los datos recabados existe un “contexto de alta vulnerabilidad y bajo acceso a las verduras”, lo cual “fue un determinante de sobrepeso y obesidad” en la población.

Mediante esta actividad se reactivó del programa municipal “Red de Consumo Saludable” habilitando nodos de distribución de bolsones de verdura agroecológica y otros productos locales de la agricultura familiar local, articulando con los Centros de Salud, Sociedades de Fomento y Centros de Jubilados ,identificados por el Municipio, y supervisados también por el municipio y la UNAJ.

 

La Periurbana: Alimentación sana, educación y derechos

 

El bolsón contiene 5 kilogramos de verduras, distribuidas entre seis variedades por un valor de 250 pesos (equivale a 50 pesos por kilo). El valor de un bolsón de idénticas características y peso puede oscilar entre 600 y 750 pesos en una verdulería de barrio Villa Hudson.

Otro de los lugares donde la UNAJ logró articular a través de la Periurbana es en El Pato. Allí funciona la feria en la Sociedad de Fomento hace 2 años y los y las vecinas se acercan a retirar los bolsones de verdura. Además, dado el éxito de la propuesta, se fueron incorporando cada vez más productos.

Luis, vecino de El Pato, compra los bolsones de manera quincenal: “Me siento muy feliz de poder hacerlo, porque cuido mi salud porque puedo comer de estas verduras sin agroquímicos. Y, por otra parte, abarato los costos y es mercadería de primera calidad. Entonces se suma la posibilidad de comer sano, a buen costo, y poder colaborar también con la Sociedad de Fomento”.

Otra vecina comentó que elige asistir al nodo porque le queda cerca y “es verdura muy fresca entonces, como vivo sola, la pongo en la heladera y me dura mucho tiempo, no se me echa a perder como las que compro en la verdulería. Los bolsones son muy abundantes, me interesa que son sin agrotóxicos y que, a la vez, apoyamos a los productores locales”.

De esta manera, desde la Feria Periurbana se propone un trabajo cooperativo, con foco en la alimentación sana, atendiendo a fomentar la soberanía alimentaria, potenciar la educación desde una dimensión integral ,  la producción familiar sin agroquímicos,  y  respetando los derechos de nuestra población.

Compartir
Back To Top